Turismo Religioso



Frente a los grandes movimientos que generan las peregrinaciones y las rutas espirituales, en la actualidad, la industria turística se abrió a los beneficios que despliega esta actividad en el ámbito social y cultural de las sociedades. Justamente, nuestro país tiene una tradición arraigada en ese aspecto. De Norte a Sur y desde la Cordillera hasta el Atlántico las expresiones religiosas son intensas.


En Jujuy por ejemplo para Semana Santa, la Quebrada de Humahuaca centraliza las celebraciones religiosas, las cuales tienen un tinte muy particular. Lo mismo sucede en Salta donde cada pueblo tiene su celebración. Por ejemplo, el viajero que llega a la ciudad salteña, tiene como punto obligado la visita a la famosa catedral barroca que alberga la imagen de Nuestra Señora del Milagro, que tantos devotos recibe. Asimismo, fuera de la ciudad capital, especialmente en los Valles Calchaquíes, existen celebraciones muy peculiares.

Catamarca es otra provincia muy reconocida por los viajeros devotos de la Virgen del Valle, declarada patrona del turismo en el año 1974 por ser la virgen más visitada ya en aquella época. A su vez, Catamarca cuenta con la Ruta del Adobe con sus capillas construidas en barro con técnicas tradicionales, el vía crucis del Rodeo - La Chacarita, y la basílica de San Francisco.

En la provincia de Buenos Aires, desde hace varias décadas la ciudad de Tandil ofrece diferentes vía crucis teatralizados, como el famoso Jesús Nazareno. Además, allí también se puede visitar la capilla de Santa Gema. En tanto, en la localidad de Azul se puede visitar y participar de los oficios del monasterio trapense Nuestra Señora de los Ángeles, el monasterio de la Madre de Cristo en Hinojo, o el monasterio benedictino de Santa María de los Toldos.


Por su parte, Luján es otro de los destinos turísticos por excelencia de la provincia de Buenos Aires. Allí se celebra la Pascua Colonial, la quema del muñeco de San Judas y por supuesto, es obligada la visita a la catedral. La misma pasión lleva a miles de viajeros a la localidad de San Nicolás, donde se puede visitar el famoso santuario de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás de los Arroyos y asistir a la liturgia de las horas en el monasterio carmelita Nuestra Señora del Rosario.

También es importante destacar que las misiones Jesuíticas en Argentina dejaron la huella de su estirpe en una amplia extensión a lo largo de la Argentina. Hoy, sin dudas, representan oportunidades vitales para reforzar la capacidad del turismo de fomentar el diálogo intercultural y contribuir a la protección de sitios de interés religioso y espiritual. 

En esencia, recorrer sus vestigios implica experiencias únicas para los viajeros y son un motor de desarrollo local para todos habitantes de estas regiones. En este escenario efervescente la provincia de Córdoba será la anfitriona del XII Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable y del IX Encuentro de Turismo Religioso. Los eventos se realizarán desde el 26 al 28 de octubre en el Pabellón Amarillo del Predio Ferial Córdoba, de la capital provincial.

Existen circuitos asociados con el turismo religioso en la ciudad de Córdoba: tanto de iglesias, basílicas, monasterios de diversas órdenes religiosas y la Manzana Jesuítica y la Compañía de Jesús, cuna del legado jesuítico que atesora el máximo centro cultural, educativo y arquitectónico donde el Papa Francisco vivió dos años desempeñándose como director espiritual y confesor.



Según manifestaron los organizadores,  el encuentro se llevará a cabo con el aporte de representantes de Uruguay, Chile, Bolivia y Paraguay, sumado a disertantes de España, México, Ecuador, Turquía, Colombia y Costa Rica.


Cabe recordar que el Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable inició su actividad en 2006, a partir de la iniciativa de Rubén Moyano y la Fundación San José de Campo Mourão, del estado de Paraná, Brasil, con la finalidad de convocar a funcionarios de los diferentes niveles del estado, académicos, empresarios, especialistas y estudiantes a debatir sobre la importancia de este tema y el impacto directo en el desarrollo local de las ciudades, regiones y países.


De las once ediciones realizadas hasta el momento, cuatro de ellas se han concretado en territorio argentino: en Villa de Merlo, provincia de San Luis (2009); ciudad de Córdoba (2011); Junín de los Andes, Neuquén (2012) y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2015) como evento complementario de la Feria Internacional de Turismo.


Hay que tener en cuenta que según las últimas cifras publicadas por la Organización Mundial de Turismo, más de 300 millones de personas eligieron realizar itinerarios ligados a la fe y las religiones, generando un alto impacto turístico y económico en cada uno de los destinos.


Desde ya no existe una definición única sobre el turismo religioso. Hay quienes hablan del turismo cultural-religioso, enmarcado en visitas y contemplación del patrimonio material de las religiones como catedrales, monasterios, conventos, museos de arte sacro e iglesias.


También se habla del turismo ecológico y espiritual, es decir de los viajes a lugares de especial significación religiosa. Pero además existe un turismo del espectáculo religioso como es la asistencia a manifestaciones de religiosidad popular ligadas a festividades o celebraciones religiosas que suelen atraer a miles turistas, en las que la población es espectadora y protagonista al mismo tiempo de estas actividades.

Encontrá tu viaje ideal, al mejor precio